Percepción por abejas de luz polarizada

Percepción por abejas de luz polarizada

Percepción por abejas de luz polarizada

Fig. 94. Colmena de observación en posición inclinada. Incluso con una inclinación tan leve, las abejas pueden bailar, guiadas por la dirección de la gravedad.

Para estudiar con mayor precisi√≥n el comportamiento de las abejas en una pista de baile horizontal, lo mejor es utilizar una colmena de observaci√≥n que se puede inclinar y fijar con un tornillo y una tuerca en cualquier posici√≥n. Si la superficie del panal est√° inclinada al menos 15 ¬į, los bailarines ya pueden se√Īalar la direcci√≥n del sol moviendo hacia arriba y mostrar correctamente cualquier √°ngulo entre la direcci√≥n del alimentador y la direcci√≥n hacia el sol.

Pero si la celda se encuentra horizontalmente, entonces es imposible subirla. Entonces, la clave mencionada anteriormente ya no es adecuada para indicar la direcci√≥n. Es divertido ver c√≥mo las abejas contin√ļan bailando con el mismo celo en tales circunstancias, pero sin ninguna orientaci√≥n de la carrera de meneo (ya que el cielo es invisible para ellos). La direcci√≥n de la ejecuci√≥n en este caso es completamente aleatoria y cambia constantemente. Tan pronto como el bailar√≠n ve el sol o un pedazo de cielo azul, las danzas se orientan y apuntan al alimentador.

Percepción por abejas de luz polarizada

Fig. 95. Colmena de observación en posición horizontal, cerrada desde arriba por un polarizador giratorio.

Ya se ha dicho que este entorno asombroso en el cielo azul se debe a la polarización de la luz celestial. Algunas palabras sobre cómo esto puede ser probado.

En la Fig. 95 muestra la colmena de observación en una posición horizontal. Sus paredes de vidrio sobre los panales están cerradas por una tabla en la que se corta una ventana cuadrangular. Encima de él en un marco giratorio redondo se coloca un polarizador grande. Durante el experimento

colmena cerrada por tres lados y bailando en las células de abeja visto a través de una ventana en la junta limitada, por ejemplo, norte, parte del cielo azul. luz del cielo está parcialmente polarizada y, como ya sabemos, en cada parte del cielo se caracteriza por cierta dirección de oscilación.

El polarizador lo convierte a√ļn m√°s significativamente, permitiendo que los rayos pasen con un solo plano de oscilaci√≥n. Ahora establecemos un polarizador giratorio encima de la abeja danzante para que los rayos de luz que lo atraviesan retienen el plano de oscilaciones que ten√≠an en el lado norte del cielo. En este caso, las abejas contin√ļan bailando correctamente e indican la direcci√≥n real al alimentador.

Pero solo gire el polarizador, cambiando así la dirección de la luz polarizada, ya que las abejas danzantes se desvían en la dirección del giro y muestran la dirección incorrecta. La corrección a la indicación errónea no siempre es exactamente la misma, con el ángulo al que se giró el polarizador.

Depende de la magnitud de la indicación errónea y si está realmente determinada por la dirección de las oscilaciones de la luz polarizada, se puede verificar si se usa un polarizador. Con respecto a la luz polarizada, puede considerarse como un modelo de ojo de abeja separado en el complejo órgano compuesto de visión (ojo de faceta) de la abeja.

Mirando a través del polarizador hacia el cielo, intentemos descubrir cómo puede afectar el ojo de la abeja. Como ejemplo, considere esta experiencia:

Un grupo de abejas numeradas de una colmena horizontalmente observadora miente toma el jarabe de az√ļcar en un alimentador ubicado exactamente en el oeste. Los bailarines pueden ver parte del cielo azul en el oeste, es decir, hacia el comedero. Sus meneos apuntan hacia el oeste. Arreglemos un polarizador redondo grande para que la direcci√≥n de las oscilaciones de luz de la parte occidental del cielo permanezca sin cambios. Las abejas contin√ļan bailando correctamente. Su danza, obviamente, corresponde a una muestra de iluminaci√≥n, caracter√≠stica de la parte occidental del cielo, que est√° determinada por la direcci√≥n de las oscilaciones de la luz polarizada.

Percepción por abejas de luz polarizada

Fig. 96. Arriba: las abejas toman jarabe del comedero, ubicado al oeste de la colmena de observaci√≥n. Si est√°n en el baile en la superficie horizontal del panal de abejas, ve la parte oeste del cielo, luego apunta hacia el oeste. Son guiados por una carrera tambaleante de acuerdo con el patr√≥n de iluminaci√≥n M1, que ven directamente en frente de ellos cuando vuelan al canal. La figura m√°s baja: por medio de un polarizador, la muestra M1 es reemplazada por bailarines por la muestra M2. Indican una direcci√≥n err√≥nea, porque durante el vuelo a la depresi√≥n, la muestra M2 formaba un √°ngulo de 34 ¬į a la derecha de la direcci√≥n de su vuelo. (Compare con la figura superior)

Este patrón se puede ver mirando a través del polarizador hacia la parte oeste del cielo. Al volar hacia el comedero, las abejas se adhieren a la dirección en la que siempre ven este patrón justo en frente de ellas. En la danza, se vuelven tan que cuando se menea la carrera, siempre está adelante. Por lo tanto, apuntan a la dirección correcta hacia el oeste.

Si gira el polarizador 30 ¬į en sentido antihorario, la direcci√≥n de la danza cambiar√° inmediatamente y las abejas apuntar√°n en la direcci√≥n 35 ¬į sur. En la parte occidental del cielo, a trav√©s de un polarizador hexa√©drico en forma de estrella, que sirve de modelo para una abeja compleja, vemos una muestra M1. Colocamos el polarizador habitual frente al polarizador hexagonal y le damos la misma posici√≥n que el polarizador que ocupa la colmena; luego cambiamos la muestra M1 a la muestra M2. Se puede suponer que tal acci√≥n ocurre en el ojo de la abeja.

Si se ha sacado de nuevo antes de ser polarizador ojo artificial y enviar el ojo en el cielo, la muestra M2 s√≥lo aparecer√° en un solo lugar, es decir, a 34 ¬į al oeste del norte. Por lo tanto, cuando se vuela abeja de colmena para el canal visto justo antes de una muestra de M1 y 34 ¬į a la derecha del mismo – modelo M2 y se adhieren de manera que un 34 ¬į a la derecha de ellos surgi√≥ patr√≥n de iluminaci√≥n M2. En el experimento, les mostramos una muestra de la M2-luz en el oeste, que se desplaza a la izquierda por 34 ¬į. No han visto que no sea la de la muestra nada, y orientado su danza, que indica la direcci√≥n de 35 ¬į a la izquierda de esta muestra como un vuelo al alimentador, el error s√≥lo 1 ¬į.

Por supuesto, solo una de esas experiencias no puede considerarse confiable. Sin embargo, después de unos 100 experimentos completamente variados de este tipo, los resultados siempre fueron básicamente los mismos, se hizo posible asumir con confianza que las abejas son guiadas por la luz polarizada.



1 –∑–≤–Ķ–∑–ī–į2 –∑–≤–Ķ–∑–ī—č3 –∑–≤–Ķ–∑–ī—č4 –∑–≤–Ķ–∑–ī—č5 –∑–≤–Ķ–∑–ī (1 votes, average: 5.00 out of 5)

Percepción por abejas de luz polarizada