Memoria para el tiempo de las abejas

Memoria para el tiempo de las abejas

Cada uno de nosotros desde nuestra propia experiencia sabe qué sentido del tiempo. Se puede confiar en mayor o menor medida, pero no hay ninguna persona para la que esté completamente ausente.

Un perro o un papagayo recuerdan la hora de los eventos alegres para ellos, si estos eventos se repiten regularmente. Es difícil especular si puede haber algo similar en los insectos, ya que su organismo está organizado de manera muy diferente a la nuestra. Solo se puede decidir por experiencia.

Organizaremos un soborno artificial en una mesa a voluntad, atrayendo a las abejas para que sirvan una taza de jarabe de az√ļcar. Los insectos que visitan este comedero est√°n numerados para que sea posible reconocer cada abeja individual en la cara. No alimentaremos a las abejas durante todo el d√≠a, sino solo durante un cierto tiempo, por ejemplo, de 4 a 6 horas por la tarde. Haremos lo mismo en los pr√≥ximos d√≠as. Los exploradores de un grupo numerado que visitan el comedero antes de las 4 y despu√©s de las 6 en punto de la tarde, lo encuentran vac√≠o y regresan a casa sin nada.

Despu√©s de unos d√≠as, durante los cuales la alimentaci√≥n se realiz√≥ solo de 4 a 6 en punto de la tarde, se realiz√≥ un experimento de control. Esta vez, la alimentaci√≥n no se alimenta en absoluto, la taza permanece vac√≠a tambi√©n de 4 a 6 en punto de la tarde. Desde las 6 en punto de la ma√Īana hasta las 8 en punto de la noche cerca de ella, hay un observador de servicio que marca cada abeja que ha volado a la copa. Este es un trabajo muy aburrido, porque en nuestra experiencia, de seis abejas que visitaron la copa en los d√≠as anteriores al experimento, solo apareci√≥ una abeja n√ļmero 11 desde las 6:00 a. m. hasta las cuatro y media del d√≠a para verificar el comedero. Ella vol√≥ entre las siete y media y ocho de la ma√Īana y pronto apareci√≥ de nuevo. Por el resto del tiempo, los modales absolutos reinaban en

el pesebre.

Sin embargo, tan pronto como ha llegado el momento de la alimentación ordinaria, la cuestión ha ido más vívidamente. En dos horas entre las 4 y las 6 de la tarde, se registraron 38 visitas desde el cáliz, hechas por cinco de las seis abejas etiquetadas. Aunque sus llegadas fueron en vano, volvieron de nuevo después de un corto tiempo y examinaron el pesebre vacío hasta diez veces durante media hora, haciéndolo tan persistentemente como si estuvieran destinados a encontrar algo allí. Al final de las horas habituales de alimentación, alrededor de las seis de la tarde, la asistencia del comedero se redujo rápidamente, y pronto en el lugar de alimentación volvió a calmarse.

Memoria para el tiempo de las abejas

Fig. 97. Probar la habilidad de las abejas para memorizar el tiempo. Varias abejas numeradas diariamente recibieron jarabe de az√ļcar en el comedero de 46 a 18 horas. El d√≠a del experimento de control (20 de julio de 1927), el comedero estuvo vac√≠o todo el d√≠a y el tiempo habitual para entrenar. La l√≠nea horizontal inferior es las horas del d√≠a. En cada intervalo de media hora, se marcan las cantidades de abejas que se llevaron al comedero durante este per√≠odo. Colocados encima de cada uno de los otros cuadrados con los mismos n√ļmeros significa que durante este per√≠odo, la misma abeja varias veces vol√≥ desde la colmena, a la artesa, para llevar a cabo el reconocimiento.

Al contrario de lo que se esperaba, el experimento fue un √©xito. Sus resultados se muestran claramente en el diagrama. La l√≠nea horizontal inferior pospone el horario de 6 a. m. a 8 p. m. El tiempo de entrenamiento (de 4 a 6 horas en los d√≠as anteriores al experimento) est√° enmarcado. Todo el per√≠odo de tiempo est√° dividido por guiones delgados por intervalos de media hora, sobre cada uno puede encontrar los n√ļmeros en un c√≠rculo de todas las abejas que visitaron el comedero en la media hora dada, y contar su n√ļmero.

Esta experiencia se repitió muchas veces con otras abejas y en diferentes momentos del día. El resultado de cada uno de ellos no dejó ninguna duda de que las abejas luego de unos días recuerdan sorprendentemente con precisión cualquier hora de alimentación.

Los resultados exitosos de estos experimentos nos han llevado a poner una prueba más difícil sobre la capacidad de las abejas para sentir el tiempo. El resultado de la nueva experiencia superó todas las expectativas. También entrenó durante dos, tres e incluso cinco períodos diferentes de alimentación durante el día.

Memoria para el tiempo de las abejas

Fig. 98. El resultado del entrenamiento de tres veces. La duración del entrenamiento es de seis días. El día del experimento de control (13 de agosto de 1928), a pesar del hecho de que los comederos permanecieron vacíos todo el día, 19 de las 19 abejas numeradas volaron, y en ese momento, lo que se observa en la figura.

En la Fig. 98 muestra un ejemplo de uno de esos tres entrenamientos. La puntualidad de las abejas en este caso sufri√≥ algo: vol√≥ al alimentador demasiado temprano. Este fen√≥meno a menudo se observa tambi√©n durante el entrenamiento a una hora del d√≠a. Y no es del todo impr√°ctico. Es mejor llegar demasiado temprano que tarde, ya que hay muchas bocas hambrientas en la naturaleza, listas para sacar comida de debajo de la nariz de los dem√°s. Por lo tanto, las abejas no son tan f√°ciles de conducir. Y si recuerdas que el 13 de agosto, de la ma√Īana a la noche, no encontraron una gota de jarabe de az√ļcar en la mesa de prueba, luego una mirada a la Fig. 98 mostrar√° claramente que la alimentaci√≥n triple en ciertos momentos durante los seis d√≠as anteriores a la experiencia no pudo sino afectarlos.

Hay una pregunta bastante natural: ¬Ņd√≥nde est√°n las abejas? ¬ŅNo est√° en el est√≥mago, que en el momento habitual de la alimentaci√≥n comienza a pulsar y lo obliga a salir volando de la colmena hacia el comedero? Esto no puede ser porque el momento de la aparici√≥n de los alimentos en el comedero no es el momento de comer en el sentido habitual de la palabra. La abeja vuela al abrevadero no para obtener lo suficiente, sino para recolectar un stock de alimento y llevarlo a la colmena. Adem√°s, pas√≥ todo el d√≠a en panal lleno de miel y tuvo suficiente para tirar de la trompa para satisfacer el hambre en cualquier momento.

Esta suposici√≥n est√° completamente refutada y el siguiente experimento: un grupo de abejas ofrecen durante muchos d√≠as desde la ma√Īana hasta la tarde para tomar un jarabe de az√ļcar, que a ciertas horas del d√≠a se les da en abundancia o en el que el reloj es m√°s dulce que el resto del tiempo. Las abejas recogen sin interrupci√≥n, su est√≥mago no est√° vac√≠o, y a√ļn en los d√≠as de observaci√≥n en el habitual “mejor momento para recoger” con gran diligencia a volar ahora es un alimentador de vac√≠o. Pero, tal vez, abeja, como un viajero que observa la posici√≥n del sol? Esto es, quiz√°s, es posible creer, como se supo que en ciertas circunstancias las abejas el seguimiento muy de cerca la posici√≥n del sol en el cielo. Hace la posici√≥n del sol fundamental para la orientaci√≥n de las abejas en el tiempo, nosotros no podemos imaginar, y debe comprobar con la experiencia.

Puede mover a la familia a una habitaci√≥n oscura para que el √°rea de vuelo de sus abejas se limite a cuatro paredes de esta habitaci√≥n. Si en esta “prisi√≥n” se mantiene constantemente la temperatura entre 25 y 28 ¬į C, se ilumina con l√°mparas el√©ctricas y en abundancia alimenta a las abejas con un comedero artificial, entonces una familia peque√Īa incluso en condiciones poco naturales puede ser saludable durante muchos a√Īos. Ella no siente el cambio de estaciones y crece en su nido de abeja tanto en verano como en invierno. Con una iluminaci√≥n uniforme, no hay forma de que las abejas determinen el tiempo por la posici√≥n del sol o por el grado de iluminaci√≥n. A pesar de esto, el entrenamiento durante un tiempo es posible en tales condiciones, si las abejas en esta sala se alimentan a ciertas horas. Usando iluminaci√≥n artificial,

La experiencia de entrenar abejas durante más de 24 horas, el tiempo no es posible. Es posible ofrecer alimentos durante semanas a intervalos de 19 horas (esto no presenta ninguna dificultad en una habitación oscura con iluminación uniforme) Рun período de 19 horas que las abejas no perciben. En otro experimento, las abejas fueron alimentadas durante un largo tiempo cada 48 horas. Después de eso, durante dos días voló en busca de jarabe cada 24 horas. Parece que las abejas no recuerdan un período de tiempo entre las tomas, sino un cierto momento del día durante el cual reciben alimento.

Obviamente, hay dos posibilidades: o bien las abejas son guiadas por influencias peri√≥dicas diarias que son inaccesibles a nuestra percepci√≥n, o tienen “relojes internos” asociados con el metabolismo en sus cuerpos. Si este es el caso, entonces todas las fallas de entrenamiento para un ritmo de 19 o 48 horas se pueden explicar solo por el hecho de que las abejas est√°n estrechamente relacionadas con el ciclo diario en su forma de vida y, por lo tanto, no cambian a otra periodicidad.

Memoria para el tiempo de las abejas

Fig. 99. Experiencia transoceánica para probar la capacidad de las abejas para determinar la hora del día. Las abejas entrenadas en París para visitar el comedero en ciertos momentos fueron llevadas en avión a Nueva York y probadas allí.

Una explicaci√≥n clara fue dada por la experiencia transoce√°nica. En Munich, se hicieron dos c√°maras oscuras desmontables completamente id√©nticas y una de ellas se envi√≥ a Par√≠s y la otra a Nueva York. Cuando en Par√≠s al mediod√≠a (12 pm) y el sol est√° en su cenit, luego neoyorquinos todav√≠a s√≥lo las 7:00 am y que ven el sol de la ma√Īana. Si las abejas se gu√≠an por la posici√≥n local del sol, lo que ellos perciben incluso en una celda oscura, gracias a la penetraci√≥n de los rayos u otros desconocidos para nosotros el camino, despu√©s del entrenamiento durante un cierto tiempo en Par√≠s y el r√°pido movimiento a trav√©s del oc√©ano a Nueva York, que deben aparecer en el pesebre de Hora de Nueva York. Pero esto no sucede. Formado en una oscura c√°mara parisina para visitar el abrevadero en un momento determinado y transportado en avi√≥n a Nueva York, Peque√Īos viajeros y volaron al abrevadero en la √©poca parisina. Entonces, las abejas son realmente capaces de determinar la hora del d√≠a para alg√ļn “reloj interno”.

Muy expresivamente nos muestran esta habilidad y de otra manera. Las abejas de la familia scout, ubicada en el estado de enjambres, habiendo encontrado una vivienda adecuada, de acuerdo con las otras abejas sobre su paradero con la ayuda de la danza, y la dirección hacia el destino del vuelo, que indican la posición del sol. A veces se quedan en casa por muchas horas y, repitiendo los bailes, una y otra vez prestan atención a la posibilidad de que las abejas organicen un nuevo nido.

Mientras est√°n en la colmena, no pueden notar que el sol se ha movido en el cielo. A pesar de esto, en sus largas danzas cambian el √°ngulo relativo a la direcci√≥n de la gravedad exactamente de acuerdo con c√≥mo el √°ngulo entre la direcci√≥n del objeto de su vuelo y la direcci√≥n al sol cambia durante este tiempo. Hicieron esto incluso cuando los llevaron a un s√≥tano en una colmena cerrada, desde la cual no pod√≠an ver ni el sol ni el cielo. As√≠ que las abejas nos dan nueva evidencia de tener un “reloj interno” y, al mismo tiempo, la consistencia de sus acciones con el ritmo diario del sol.

La capacidad de sentir el tiempo es necesaria para las abejas, esto se confirma con el ejemplo que acabamos de citar. Despu√©s de todo, y para una orientaci√≥n general en el espacio, el sol puede usarse como una br√ļjula solo si es posible tener en cuenta la hora del d√≠a. Por lo tanto, desde este punto de vista, la formaci√≥n de las abejas para el alimentador, llenar algunas reloj jarabe no es experiencia tan poco natural, como puede parecer a algunos. Muchas flores invitan a sus visitantes “a la mesa” tambi√©n por hora. Ellos asignan polen de flores y n√©ctar solo en ciertos momentos del d√≠a.

A menudo, la selecci√≥n de n√©ctar aunque sigue todo el d√≠a, pero en determinados momentos hay abundante. Muchas especies de plantas, “el mejor momento” es necesaria en la ma√Īana, mientras que otros – en el medio del d√≠a, y algunos – en la tarde, y todo tipo de plantas por lo general se manifiesta en este sentido la permanencia. Y puesto que las abejas tambi√©n son muy coherentes en relaci√≥n con las visitas a las flores, es decir, cada uno de ellos durante las visitas de un d√≠a flores de un solo tipo, lo que significa que todos los grupos de recolectores en ciertas horas de trabajo muy duro, y el resto del tiempo de inactividad. las abejas no ocupados se ven obligados a quedarse en casa, debido a que el mundo exterior est√° lleno de peligros.

Los recolectores de abejas en realidad permanecen en la colmena cuando las fuentes de las que aceptan sobornos dejan de darlo temporalmente. Solo exploradores individuales vuelan para verificar si se han abierto sobornos. Si tal explorador detecta que las flores están llenas de néctar de nuevo, ella baila en el panal de miel de la misma manera que cuando se abre un soborno por primera vez, y nuevamente llama a todo su grupo de recolectores para que vaya al prado. Con descansos ocasionales en un soborno, los exploradores vuelan durante más tiempo, para no perderse el momento en que su grupo de abejas puede usar los sobornos recientemente descubiertos. Si el tiempo del soborno es estrictamente limitado, las abejas exploradoras adaptan rápidamente sus vuelos a estas horas del día.

En ausencia de tiempo, todo el grupo de coleccionistas generalmente se elige del bullicio inquieto de la “pista de baile” y duerme en un rinc√≥n apartado en el borde del panal, y sus relojes internos contin√ļan por su cuenta. Cuando llega el momento de un soborno, toda esta sociedad, aparentemente dormida, despierta a la vida, como por un timbre de alarma. Las abejas se deslizaron lentamente desde todos los lados hasta el sitio del panal donde se realiza la danza y donde tienen la oportunidad de conocer al primer explorador que regres√≥ a casa despu√©s de un vuelo exitoso. A veces se toman inmediatamente para trabajar en su propia motivaci√≥n instintiva.




Memoria para el tiempo de las abejas