Miel y Perga como alimento de las abejas

Miel y Perga como alimento de las abejas

Para la vida normal y la reproducción, los animales, incluidas las abejas, deben recibir con alimentos los siguientes nutrientes: proteínas, grasas, carbohidratos, sales minerales, vitaminas y agua. Todas estas sustancias son complejas, de alto peso molecular, tienen una gran reserva de energía. En el cuerpo, se descomponen en compuestos simples, que eventualmente forman sustancias simples de bajo peso molecular que son eliminadas del cuerpo por los sistemas respiratorio y excretor.

El procesamiento de alimentos es un proceso complejo, que se basa en la hidrólisis, como resultado de que sustancias más simples se disuelven en agua y pueden penetrar (absorber) a través de las paredes del intestino hasta la sangre, esta última las lleva a todas las células, tejidos y órganos del cuerpo.

En el intestino, el procesamiento de alimentos se lleva a cabo bajo la influencia de enzimas (catalizadores biológicos).

La acción de las enzimas requiere una temperatura óptima y una cierta acidez o alcalinidad del medio. En las abejas, las enzimas son más activas a una temperatura de 34-35 ° C; tal temperatura de la abeja y se mantienen en su nido durante el período activo de primavera-verano, cuando crecen crías y consumen polen (perga) mucho. En invierno, cuando la temperatura en el nido es mucho más baja, las abejas comen miel preparada, y contiene principalmente azúcares, ya descompuestos por las enzimas de las abejas en el verano.

Las proteínas son sustancias caracterizadas por el contenido de nitrógeno, como resultado de lo cual se las llama sustancias nitrogenadas. Contienen 15-18% de nitrógeno, 50-55 – carbono, 6-7 – hidrógeno, 0.3-2.5% de azufre y en pequeñas cantidades – fósforo, hierro, magnesio y algunas otras sustancias. Las proteínas tienen una composición química

muy compleja, pero en el cuerpo durante la digestión se descomponen en productos finales: Aminoácidos . Hay hasta 30 aminoácidos diferentes. Pueden considerarse “ladrillos”, de los cuales las proteínas se forman en diferentes combinaciones. Las proteínas son muy diversas en su composición: se diferencian entre sí en el contenido cuantitativo y cualitativo de los aminoácidos y su ubicación en la molécula.

Fisiológicamente, los aminoácidos se dividen en dos grupos: irremplazables, que los animales no pueden sintetizar y deben ingresar al cuerpo en forma preparada y reemplazables, que, de ser necesario, pueden sintetizarse en las células del cuerpo a partir de sustancias más simples. Los aminoácidos indispensables incluyen: lisina, triptófano, histidina, leucina, isoleucina, fenilalanina, treonina, metionina, valina y arginina.

Además de las proteínas, la composición de los alimentos debe incluir compuestos nitrogenados, llamados amidas, en los que los aminoácidos se combinan con otras sustancias.

De las proteínas y amidas, se construyen las principales partes constituyentes de las células animales. Cuando la proteína se descompone, se forman dióxido de carbono, agua y sustancias que contienen nitrógeno (urea, ácido úrico), así como sales orgánicas e inorgánicas en las células del cuerpo. Estas sustancias se excretan del cuerpo por órganos excretores: en los animales superiores – por los riñones, y en los insectos (y las abejas) – por los vasos de Malpighian.

De las proteínas, se construye la mayor parte de las células del cuerpo. El proceso de la vida es un cambio constante en la composición de la proteína. Estos cambios (disimilación y asimilación) constituyen el metabolismo, la propiedad principal de un organismo vivo. En este caso, se libera energía, es decir, la energía química de los nutrientes se convierte en energía térmica, movimiento, campos electromagnéticos, etc. Las partículas de proteína animal destruidas se reponen debido a la ingesta de alimentos. La necesidad de proteínas en los organismos en crecimiento es especialmente grande.

Las sustancias proteínicas de la abeja se obtienen a partir del polen de diferentes plantas, que se mezclan en una colmena, dando como resultado un conjunto completo de aminoácidos y amidas. Especialmente una gran cantidad de polen es consumido por las abejas durante la cría intensiva de la cría.

Las grasas son parte del citoplasma de las células y son absolutamente necesarias para el metabolismo intracelular. En el canal intestinal, las grasas se descomponen en productos finales: glicerina y ácidos grasos, que unen una molécula de metal (saponificada) y se convierten en sustancias solubles en agua. Son transportados por la sangre a las células y tejidos del cuerpo, donde se sintetizan de nuevo.

En términos fisiológicos, las grasas son las fuentes de calor más concentradas. Combinándose con el oxígeno del aire, las grasas se descomponen en moléculas de oxígeno y dióxido de carbono, liberando así una gran cantidad de calor: 1 g de grasa – 9.3 calorías de calor. Las grasas se depositan en el cuerpo en reserva y se consumen cuando su ingesta es insuficiente con los alimentos. Las abejas reciben grasas del polen (perga).

Los hidratos de carbono son sustancias que consisten en oxígeno, hidrógeno y carbono, que se consumen en el cuerpo como material energético actual para la formación de calor y el trabajo de los músculos. Los carbohidratos incluyen azúcares, almidón, glucógeno, fibra y otras sustancias libres de nitrógeno. Para las abejas, los azúcares, de los que está compuesta la mayor parte del néctar y la miel, son de primordial importancia. El azúcar, el almidón y el glucógeno habituales en los intestinos de la abeja se descomponen en azúcares simples: glucosa y fructosa, que luego ingresan a la sangre y se transportan por todo el cuerpo.

El exceso de azúcares simples se convierte en grasa o glucógeno y en esta forma se deposita en el cuerpo graso de las abejas. Con una disminución en el contenido de azúcar en la sangre, ocurre el proceso inverso: el glucógeno se convierte en azúcar. De esta manera, se mantiene la consistencia del contenido de azúcar en la sangre de los animales superiores. La abeja tiene el mismo proceso, pero el contenido de azúcar en la sangre (hemolinfa) no es tan constante como la de los animales superiores, y fluctúa debido a su condición y trabajo. Un gramo de carbohidratos, que se descompone en el cuerpo, libera 4,1 calorías de calor. La fibra de la que consisten las cáscaras de los granos de polen, las abejas no se absorben.

Las sales minerales se incluyen en las células del cuerpo en forma pura o en combinación con proteínas, grasas e hidratos de carbono; juegan un papel importante en el metabolismo y la energía. En el cuerpo de los animales contiene del 6 al 7% de sustancias minerales, que incluyen calcio, magnesio, hierro, azufre, fósforo, cloro, etc. Todas estas y otras sustancias minerales de la abeja se obtienen del polen (perga), pero a veces las abejas vuelan y recoger el líquido en los pozos de deslave, charcos de estiércol y otros lugares y tomar agua con las sales disueltas en él.

Si las abejas comen en invierno en azúcar alimentado con el otoño, que no contiene sales, entonces en el cuerpo disminuye la cantidad de ciertos minerales; La adición de las sales necesarias en la alimentación mejora la hibernación.

Las vitaminas se dividen en dos grupos: solubles en agua (vitaminas C y B) y solubles en grasas (vitaminas A, D, E, K). Las vitaminas juegan un papel importante en el metabolismo. Por lo tanto, la vitamina C (ácido ascórbico) regula los procesos metabólicos en las células del cuerpo. La vitamina A: se llama vitamina del crecimiento, ya que su ausencia en los alimentos causa un retraso del crecimiento. La vitamina D es un antirraquítico, participa en la regulación del metabolismo del fósforo y el calcio. Vitamina E: participa en la regulación de los procesos de reproducción; su ausencia causa la muerte de las células germinales en los testículos y la incapacidad de las hembras para tener óvulos.

Las vitaminas son necesarias para el crecimiento normal, el desarrollo y la actividad vital de las abejas.

La principal fuente de todas las vitaminas necesarias para las abejas es el polen y el pergo. Algunas fuentes de vitaminas son microorganismos que viven en los intestinos de las abejas.

Agua – un componente indispensable del cuerpo de la abeja, juega un papel importante en el proceso de intercambio. En los tejidos del cuerpo abejas 75-80% de agua. El agua también se utiliza para el modo de control de abeja humedad en el nido. La falta de humedad se evaporan el agua, y un exceso – elimina la colmena por ventilación activa (aleteo).

La demanda de agua debido abejas satisfacen su contenido en el néctar introducido en la colmena (néctar en promedio contiene% de agua 50). Cuando el néctar natural ausente, las abejas hacen el agua, teniendo en miel zobiki de diferentes embalses, rocío de la mañana, piscinas, estanques o bebedores, especialmente instaladas en el colmenar. Especialmente gran necesidad de las abejas en el agua en la primavera, cuando se alimentan y se hacen crecer mucho cría una gruesa abejas de miel.


1 звезда2 звезды3 звезды4 звезды5 звезд (No Ratings Yet)
Loading...


Улья павильоны.
Miel y Perga como alimento de las abejas