Las abejas en medicina

Las abejas en medicina

Miel para niños

Los productos de las abejas son inofensivos y, en comparación con las preparaciones sintéticas, son más lentos y suaves. Gracias a la interacción síncrona natural con nuestro cuerpo, tienen un impacto positivo estable en él.

Un producto útil y agradable es la miel. Desde la antigüedad se ha utilizado como medicina. Aristóteles, llamado “el sol de la apicultura antigua”, creía que la miel tiene cualidades especiales que son extremadamente favorables para el cuerpo humano. Hipócrates prescribe miel a personas enfermas y sanas.

La miel es extremadamente útil para los niños. Los primeros informes sobre el uso de la miel en la comida para bebés nos llegaron desde el siglo noveno antes de Cristo. e. En el antiguo Egipto, la miel se le daba a los estudiantes en las escuelas. El primer pediatra de la Antigua Roma, Sorano de Éfeso, que vivió en el siglo XI a. E. recomienda

la miel a los niños recién nacidos, ya que cree que aumenta el apetito y es buena para el estómago. La medicina moderna también recomienda la miel a los niños. Bajo su influencia, su cuerpo hace un mejor uso del calcio y el magnesio de la leche, lo que contribuye al desarrollo normal de los tejidos óseos y dentales. La miel es la fuente de hierro digerible, lo que previene y cura la anemia. El contenido de ácidos orgánicos promueve el desarrollo del apetito y el metabolismo normal. Los nutricionistas estadounidenses han demostrado que la miel es indispensable para alimentar a los bebés, así como a los niños en crecimiento. Agregue a la leche,

Investigadores españoles encontraron un efecto positivo de la adición de miel a la leche femenina artificial, y recomendaron administrarlo a los bebés.

Es especialmente necesario para los bebés prematuros, así como para los bebés con anemia hipocrómica y para la ictericia del recién nacido. Los niños aumentan de peso bien, su contenido de hemoglobina aumenta; hay una buena digestibilidad de los alimentos

y un efecto beneficioso sobre la microflora intestinal. Con fines terapéuticos, la miel se prescribe para bebés con dispepsia, así como para infecciones intestinales y de otro tipo, estreñimiento, anorexia. Según datos de 1975, diecisiete empresas en diferentes ciudades de España producen 122 nombres de productos con miel, incluyendo harina, cereales, galletas, cacao, fruta, yogurt, etc., destinados a alimentar a niños de diferentes edades.

Los niños sufren de anemia, enfermedades pulmonares y trastornos del sistema nervioso, los médicos suizos tratados con éxito con leche y miel.

En Japón, el profesor Vabima y sus colegas demostraron clínicamente que la anemia, la diarrea, el retraso del crecimiento y el desarrollo, que a menudo se observan en los lactantes alimentados artificialmente, pueden eliminarse añadiendo miel a la leche de vaca o de cabra. Además, los investigadores encontraron que la disentería, a menudo observada en bebés alimentados artificialmente, puede curarse rápidamente al agregar miel a la comida.

En la década de 1940, en el primer hospital infantil modelo de Moscú, bajo la dirección del profesor Rozanov, se llevó a cabo un tratamiento con miel de enfermedades orales. La miel se recetó externa e internamente (para 20-75 g) a niños gravemente enfermos con edades comprendidas entre un año y dos años y medio.

NP Ioyrish (1974), viendo 230 niños de 7 a 15 años, estaba convencido del efecto beneficioso de la miel en su salud. El autor recomienda darles hasta 30-40 gramos de miel por día.

Es útil usar una solución acuosa al 10-20% de miel para el enjuague bucal con enfermedades de la cavidad oral. Esto elimina el efecto destructivo del azúcar en los dientes y previene las infecciones intestinales.

El terapeuta más antiguo de BA Okhotskiy enfatiza que los niños de cualquier edad aceptan la miel rápidamente y se desarrollan mejor. Él recomienda sistemáticamente agregar miel al requesón, cereales, bebidas, leche.

S. Mladenov (1974) cita al Dr. Zeiss de Heidelberg, quien escribe: “Doy miel de abeja a mis hijos desde el primer día del nacimiento, mis hijos nunca han estado enfermos”.

Para que nuestros hijos estén siempre sanos, alegres, bien entrenados y en crecimiento, debemos darles una cucharada de miel todos los días, preferiblemente antes de las comidas.




Сахарный сироп пчелам на зиму.
Las abejas en medicina