La harina de soja reemplaza al ping√ľino

La harina de soja reemplaza al ping√ľino

Los apicultores han notado desde hace tiempo que en ausencia de polen de abejas en la naturaleza dispuesto a recoger y llevar las colmenas (como obnozhek) la harina, molinos de visita, graneros, almacenes y otras instalaciones. Al ver esto, los apicultores empezaron a poner la harina en el colmenar en el abrigo de las cabinas de lluvia, pero la alimentaci√≥n de harina de abejas da resultados negativos, ya que no absorben sus nutrientes. El hecho de que las abejas recogen harina, expuesta en el colmenar, explica el “error del instinto.” Con la escasez en la naturaleza polen de abeja recoge no s√≥lo la harina, sino tambi√©n otras sustancias bastante in√ļtil como, por ejemplo, polvo de ladrillo triturado, negro de carb√≥n, y as√≠ sucesivamente. D.

Para comparar el valor nutricional de varias sustancias, las familias se formaron a partir de abejas jóvenes, que se colocaron en grandes invernaderos. A las abejas se les dio el alimento probado y se creció la cantidad de crías (Cuadro 26), la construcción de panales, la mortalidad de las abejas y el aumento de proteínas en su cuerpo.

La harina de soja reemplaza al ping√ľino

De los datos obtenidos, se concluyó que la levadura seca puede reemplazar el polen en un 50%, la leche en un 20%, etc.

Perga (polen) en todos los experimentos superó con creces todo el forraje probado.

En estos experimentos, las abejas fueron alimentadas exclusivamente con alimentos probados con az√ļcar. Sin embargo, se puede suponer que al alimentar la harina, las abejas carec√≠an de vitaminas, abundantes en polen. Partiendo de esto, en la estaci√≥n experimental de apicultura ucraniana, se estableci√≥ una experiencia para alimentar a las abejas con harina con una mezcla diferente de polen.

De las abejas j√≥venes de edad formaron 10 familias de 0.5 kg cada una. Las abejas recibieron una soluci√≥n al 50% de az√ļcar

y harina de trigo blanco, finamente molida, mezclada en diversas proporciones con Perga. El experimento se realiz√≥ en el oto√Īo, cuando las abejas solo pod√≠an traer una peque√Īa cantidad de polen a la colmena desde el campo (Tabla 27).

La harina de soja reemplaza al ping√ľino

Alimentar a las abejas con harina de trigo mientras simult√°neamente recolectaba polen aument√≥ significativamente la asignaci√≥n de cera. La falta de vitaminas y otras sustancias en la harina se compensa por la abundancia de ellos en el polen. Un experimento repetido sobre la alimentaci√≥n de abejas de harina de trigo tostada junto con Perga, llevado a cabo en el Instituto de Apicultura, mostr√≥ un aumento en la cantidad de prote√≠na en el cuerpo de las abejas y el n√ļmero de larvas cultivadas.

Las abejas est√°n m√°s dispuestas a tomar harina de avena y trigo tostado tanto en forma pura como mezclada con miel. Para explicar la raz√≥n de esto, los experimentos que permitieron usar la reacci√≥n de yodo y almid√≥n para seguir la descomposici√≥n de los granos de almid√≥n contenidos en la harina y el polen en todas las partes del intestino de la abeja ayudaron a explicar la causa. Se descubri√≥ que grandes granos de almid√≥n pasaban por los intestinos de la abeja sin cambios, mientras que los granos de almid√≥n de peque√Īo tama√Īo se descompon√≠an en el intestino medio. La misma imagen se observ√≥ con grandes granos de almid√≥n dentro de los granos de polen: pasaron los intestinos de la abeja sin descomposici√≥n. Aparentemente, el caparaz√≥n grueso (amilopect√≠nico) que rodea a los grandes granos de almid√≥n es tan fuerte que los jugos digestivos de la abeja no pueden atravesarlo.

Tostar la harina conduce a la destrucci√≥n de las c√°scaras de los granos de almid√≥n, se agrietan, parcialmente descompuesto, y luego el contenido de granos de almid√≥n se ponen a disposici√≥n de las abejas enzimas digestivas, y aumenta el valor nutricional de la comida. Las abejas digieren la harina de soja, que contiene peque√Īos granos de almid√≥n. Fabricarlo en f√°bricas, donde las semillas de soja se trituran, se tuestan y se extraen mediante prensado.

Para un mejor uso de las abejas desgrasados ‚Äč‚Äčharina de soja se mezcla con el polen (polen) obtenido por pyltseuloviteley en proporciones: 75% de harina de 25% de polen. La mezcla se amas√≥ en un jarabe de az√ļcar hasta que la masa de grosor en forma de pastillas da las abejas.

Cuando se usa para cubrir las abejas con harina de algod√≥n, tambi√©n se mezcla con polen. En el 70% de la harina, se agrega el 30% de polen. La mezcla en forma seca se vierte en c√©lulas vac√≠as de panal y se llena con jarabe de az√ļcar (por 1 litro de agua 1 kg de az√ļcar). Luego se deja el panal por un d√≠a, tiempo durante el cual la harina se humedece con jarabe de az√ļcar, y de esta forma los panales se insertan en los nidos.

Por lo tanto, la harina en su forma pura no puede reemplazar el polen. Pero la harina de soja desnatada y algodón en una mezcla con polen puede ser asimilada por las abejas y promueve el crecimiento de las larvas y la liberación de cera.

Para exhibir harina en el apiario en el per√≠odo de primavera en la ausencia de polen en la naturaleza es √ļtil. Esto reduce la p√©rdida de abejas en el campo en la b√ļsqueda de polen y permite compensar parcialmente la falta de perga en las colmenas.

El apicultor, como resultado de sus treinta a√Īos de investigaci√≥n, lleg√≥ a la conclusi√≥n de que los mejores resultados est√°n dados por la siguiente composici√≥n de alimento: tres partes de harina libre de grasa de soja, una parte de leche desnatada en polvo y una parte de cerveza seca o levadura de panader√≠a. Todo esto est√° completamente mezclado y molido. Si la cantidad de cr√≠a, obtenida al alimentar el polen, se toma como 100%, entonces, aliment√°ndose √ļnicamente de esta mezcla, las abejas crecer√°n en un 65% de la cr√≠a. Si usa los componentes anteriores para alimentar a las abejas por separado, la harina de soya proporciona el 76.6% de la cr√≠a, la levadura – 67.3, la leche en polvo – el 36.6% de la cantidad obtenida con el uso de una mezcla de estas sustancias. Los experimentos sobre la longevidad de las abejas en jaulas mostraron que al alimentar el polen, las abejas vivieron 47.4 d√≠as, la levadura o la harina de soya 38.0, el az√ļcar puro 22.5 d√≠as.

Polen seco recogido de plantas, se sec√≥ y polen, as√≠ como una mezcla artificial de prote√≠na tanto en forma pura como en mezcla con el polen seco es posible dar las colmenas de abejas se muele. La mezcla se verti√≥ en una artesa – caja plana con pesta√Īas y una altura de madera contrachapada parte inferior de 4-6 cm Estos alimentadores puestas a una distancia de 10-12 m en colmenar solar, lugares protegidos.. En grandes apiarios establecer varios alimentadores en diferentes direcciones desde el apiario y protegerlos de los cobertizos de lluvia.

En el fondo de la caja-alimentadores piedras colocadas o cu√Īas de madera tal magnitud que sobresalen ligeramente de la capa de polvo de vertido; abeja aterrizar√° en ellos, y que sea m√°s f√°cil para ellos para la formaci√≥n del polen. La capa no debe ser m√°s gruesa de 15 mm. Con el fin de atraer a las abejas r√°pidamente al alimentador, sobre ellos o su lugar en los primeros d√≠as de poner una celda con jarabe de az√ļcar o miel l√≠quida.

Las abejas toman polen y sus sustitutos y los ponen en panales cerca de la cría, lo cual es muy importante para alimentar a las abejas jóvenes que alimentan a la cría. Con la llegada del polen en la naturaleza, las abejas dejan de visitar los comederos.

Para hacer que las abejas estén más dispuestas a tomar una mezcla de alimento, primero pueden estar acostumbradas. Para hacer esto, mezcle la mezcla con una espátula en las celdas del panal de abejas cerca de la cría. Al liberar estas células, las abejas-abeja se acostumbran al olor y el sabor de la comida y luego la toman con mayor facilidad de las calles por encima de los marcos.

En la mezcla de forraje, las abejas se crían incluso en ausencia completa de polen y perga. Especialmente efectiva es la mezcla de alimento a comienzos de la primavera, cuando generalmente hay una gran falta de polen tanto en la urticaria como en la naturaleza. La mezcla de alimentación en la composición recomendada contiene todas las sustancias necesarias para la cría. La leche en polvo da un conjunto completo de sustancias necesarias para el crecimiento de las larvas, y la levadura proporciona la composición necesaria de vitaminas.

La prueba en el Instituto de Apicultura de esta mezcla de proteínas dio resultados positivos. Se seleccionaron tres grupos idénticos de colonias de abejas, 10 familias cada una. Estas familias recibieron alimentos con miel y proteínas de diferente composición para el invierno. El primer grupo de familias dio 2 panales con perga fresco, II Рen la misma cantidad la mezcla de proteína, y el tercer grupo de alimento de proteína no se dio.

Las familias que comieron mezcla de proteínas, en la primera cuenta solo el 17% estaban detrás de las familias de control que recibieron pergus (Tabla 28).

La harina de soja reemplaza al ping√ľino

En la segunda cuenta, criaron tanta cría como la familia con Perga. Las familias que no tenían forraje proteico estaban gravemente rezagadas. Solo más tarde, cuando todas las familias de abejas comenzaron a traer polen del campo, la cantidad de crías aumentó.

En otro experimento, se formaron dos grupos iguales de colonias de abejas en la primavera (4 de abril), 10 familias cada una. Al mismo tiempo, al primer grupo de familias no se les suministr√≥ prote√≠na adicional, y solo quedaron satisfechas con las reservas del perga del a√Īo anterior en los nidos y el polen introducido por las abejas en los d√≠as de verano; El segundo grupo de familias recibi√≥ adicionalmente una mezcla de prote√≠nas, que se verti√≥ en seco en c√©lulas de panal y se llen√≥ con jarabe de az√ļcar. En este experimento, las familias que recibieron suplementos de prote√≠nas en panales, en 35 d√≠as, criaron las cr√≠as en un 15.2% m√°s y tuvieron abejas al final del experimento en 400 g m√°s.

La mezcla de leche de soja y levadura es indudablemente asimilada y utilizada por las abejas, pero la comen gustosamente solo en ausencia de polen y perga. Para asegurarse de que este suplemento proteico tenga un sabor atractivo para las abejas, debe agregarle 15-20% de polen.




La harina de soja reemplaza al ping√ľino