Familia de abejas

Familia de abejas

Un amante de la naturaleza tiene dos posibilidades para comenzar a conocer a las abejas: caminando en un c√°lido d√≠a de primavera o verano a trav√©s de un jard√≠n en flor o un prado fragante, ver√° abejas trabajando en√©rgicamente en las flores; tambi√©n puede pasar el apiario de alg√ļn apicultor y mirar a las abejas que salen volando de sus casas y regresan a ellas. Puede haber una docena o m√°s, o incluso m√°s de cien colmenas con abejas. Si lo desea, el apicultor puede limitarse a una sola colmena.

Pero debe tener al menos una “colmena de colmenas” o “familia de abejas”, que consta de muchos miles de individuos. Un campesino puede tener una vaca, un perro e incluso una gallina, pero es imposible tener una sola abeja, muy pronto morir√°. Sin embargo, esto no es en absoluto una cuesti√≥n de rutina, por el contrario, esta peculiaridad de las abejas es incre√≠ble.

Si recurrimos a los parientes lejanos de nuestras abejas, a otros insectos, resulta que esa forma de vida social no es peculiar de todos. Veremos que en polillas, escarabajos, libélulas y otros insectos, los machos y las hembras convergen durante un corto tiempo para aparearse, y luego otra vez, y luego cada uno de ellos sigue su propio camino.

Las hembras ponen huevos en un lugar donde los j√≥venes pueden encontrar comida, pero no los cuidan y ni siquiera los conocen. Despu√©s de poner huevos, las hembras ya no se preocupan por su descendencia; Antes de que la cr√≠a emerja de los huevos, la madre en la mayor√≠a de los casos ya est√° muerta. ¬ŅPor qu√© las abejas son tan dependientes unas de otras que no pueden vivir por separado, sino solo familias? ¬ŅY qu√© es una “familia de abejas” en general?

Supongamos que una noche, cuando todas las abejas voladoras regresen a casa, nuestro amante de la naturaleza lleve una colmena a la habitación, la abra y distribuya todo el contenido

sobre la mesa. ¬ŅCu√°ntas abejas se le presentar√°n a su mirada? Si se toma la molestia de contarlos, y la familia elegida por √©l no resultar√° d√©bil, entonces √©l encontrar√° aqu√≠ de 40 a 70 mil abejas. El n√ļmero de miembros de la familia corresponde al n√ļmero de habitantes de una ciudad promedio, por ejemplo, como Beirut o Erlangen. Este n√ļmero no incluye a los “ni√Īos” de la familia de las abejas. Con ellos, la situaci√≥n es especial, no son tan f√°ciles de detectar. Comencemos, por lo tanto, con abejas m√°s viejas.

Familia de abejas

A primera vista, todos parecen ser lo mismo. El cuerpo de cada individuo se divide claramente en tres partes: una cabeza con dos ojos grandes en cada lado, una boca debajo y dos antenas. Estas antenas est√°n presentes en todos los insectos y est√°n especialmente bien desarrolladas en los escarabajos-escarabajos (o le√Īadores), quienes en la infancia nos dieron mucha alegr√≠a a los ni√Īos. En el cofre, de los lados hay dos pares de alas, y debajo, tres pares de patas. Una cintura fina conecta el seno con un abdomen segmentado.

Sin embargo, con un examen m√°s detallado entre los miembros individuales de la familia de las abejas, se encuentran diferencias. Una de las abejas se destaca entre sus compa√Īeros colmenas con su vientre largo y delgado. Los apicultores lo llaman √ļtero: el destino de la familia depende principalmente de √©l, porque es la √ļnica mujer completamente desarrollada en el “estado de las abejas”, la √ļnica madre de una gran familia.

Otras abejas, que difieren en su cuerpo grueso, inc√≥modo y especialmente en los ojos grandes, se encuentran en un n√ļmero algo mayor: son machos, z√°nganos. Viven en la familia solo en la primavera y al comienzo del verano. M√°s tarde se vuelven in√ļtiles, y los “conciudadanos” por la fuerza de la colmena los expulsan. Por lo tanto, perder√≠amos el tiempo en busca de drones en oto√Īo e invierno. El resto de la familia trabaja abejas; ellos constituyen la mayor parte de la poblaci√≥n de colmenas. Las abejas trabajadoras son hembras, pero no ponen huevos. Es esta propiedad, que es m√°s pronunciada en el √ļtero y en otros insectos hembra, en las abejas obreras est√° en un estado deprimido.

Pero el instinto maternal de cuidar a la descendencia, manifestado en alimentar al beb√© y cuidar de ella, por el contrario, se desarrolla inusualmente para los insectos. El √ļtero, que no tiene ninguna inclinaci√≥n para este trabajo, se ha liberado por completo de las preocupaciones sobre la crianza de una nueva generaci√≥n. Entonces, el √ļtero pone huevos y las abejas obreras los cuidan.

Las abejas obreras se preocupan tambi√©n por la pureza de la colmena – eliminar los residuos y de la apicultura cad√°veres, que participan en la construcci√≥n de viviendas, mantener una temperatura adecuada en la colmena, proteger su hogar cuando surja la necesidad, extraer y distribuir alimentos, en una palabra, hacer todo el trabajo, que no tiene ning√ļn √ļtero, o drones.

Por lo tanto, en una familia de abejas, todos dependen el uno del otro y nadie puede vivir solo.



1 –∑–≤–Ķ–∑–ī–į2 –∑–≤–Ķ–∑–ī—č3 –∑–≤–Ķ–∑–ī—č4 –∑–≤–Ķ–∑–ī—č5 –∑–≤–Ķ–∑–ī (1 votes, average: 5.00 out of 5)

Familia de abejas