Toxicosis de néctar de las abejas

Toxicosis de néctar de las abejas

La toxicosis del néctar es una enfermedad infecciosa, principalmente de las abejas recolectoras, causada por néctar venenoso.

Causas de la enfermedad Cuando la recolecci√≥n de flores con n√©ctar de abeja veneno venenoso de alguna planta. plantas Poison n√©ctar de miel son los siguientes: Sophora japonica (Sophora japonica), romero (Ledum palust-n), tulipanes (Corona imperialis), luchador (Aconitum sep-tentrionale, A. excelsum), hierba cana kopelistny (Senecio sagittatus), varios tipos de espuela de caballero ( del-finium), lechetrezna (Euphorbia marginata), Veratrum (√°lbum Ve-ratrum, V. nigrum), el tomillo (Thymus serpyllum), cebollas, casta√Īo de Indias (Aesculus hippocastanum), Andromeda (Andromeda japonica, A. polifolia, A. caly-Culata), cuervo ojo (Par√≠s quadri), sapinodus (emorgynatus Sapino-DUS), aciano (Centaurea Scabiosa), el cardo (Carduus nutans), Siwiec (Scabiosa Succisa), la adelfa (Nerium oleander), la lluvia de oro (Laburnum Cytisus) , goji (P√≥ntica Daphne), boj (Buxus s emper-virens).

Su toxicidad depende de la presencia en las raíces, tallos, hojas y néctar de varios alcaloides, glucósidos y saponinas. Las paredes del intestino absorben sustancias venenosas con néctar en la hemolinfa y causan intoxicación aguda del tipo de intoxicación. A menudo, el envenenamiento es temporal. Las abejas enfermas pueden recuperarse.

Curso de la enfermedad Por lo general, la liberaci√≥n de n√©ctar venenoso se produce despu√©s de un clima desfavorable. El desarrollo de la enfermedad puede ser agudo, en otros casos, lento. Con el desarrollo agudo de la enfermedad, los recolectores de abejas se enferman y mueren de inmediato, sin tener tiempo para llevar el n√©ctar a la colmena. En estos casos, un peque√Īo n√ļmero de exploradores de abejas muere. En general, la familia no sufre.

Con un lento desarrollo de la enfermedad, los exploradores de abejas logran llevar el néctar

a la colmena y le se√Īalan a otras abejas el lugar del soborno. Luego, muchos otros recolectores de abejas son enviados a este hidromiel, llevando a la colmena una miel venenosa que sirve como fuente de envenenamiento para un gran n√ļmero de abejas intestinales y cr√≠as. Pero, al mismo tiempo, los apicultores sufren particularmente.

La enfermedad ocurre a fines de mayo o principios de junio y dura de 15 a 25 días. El desarrollo de la enfermedad se promueve por el frío, las lluvias, la sequía y otros factores que afectan adversamente la recolección de miel. Con la llegada de una buena colección de miel, las abejas se convierten para visitar plantas venenosas y la enfermedad se detiene.

Síntomas de la enfermedad Se manifiesta antes en las abejas-recolectoras. Las abejas jóvenes y los zánganos se enferman con menos frecuencia. Las abejas y las abejas muertas se pueden encontrar cerca de aquellas plantas de las que recolectaron el néctar venenoso, en el camino hacia el apiario, en su territorio, cerca de las colmenas y dentro de ellas. Las abejas enfermas pierden su habilidad de volar.

Sobre el terreno, su comportamiento al principio puede ser agitado, luego oprimido. La musculatura se ve rápidamente afectada y se produce parálisis de alas, piernas, antenas y abdomen. Sin embargo, las abejas durante mucho tiempo conservan signos de vida, ocasionalmente estremeciéndose por todo el cuerpo o las extremidades. Tal estado no siempre termina en la ruina. Algunas abejas se recuperan durante las primeras 24 horas.

El n√©ctar venenoso de diferentes especies de plantas causa diferentes s√≠ntomas en las abejas enfermas. Por lo tanto, cuando el alcaloide se envenena con blanqueado, hay una fuerte excitaci√≥n de las abejas. Atacan a personas y animales, llegan a un estado de “rabia”. La enfermedad dura de 15 a 20 d√≠as. En 7-10 d√≠as despu√©s de que comienza la intoxicaci√≥n, ocurre la muerte masiva de las abejas, hasta que las familias mueren completamente.

A partir del n√©ctar de rododendro (Rhododendron ponticum), primero se matan las abejas voladoras, luego la colmena joven, el √ļtero fetal, las larvas (obreras, uterinas, drone). M√°s tarde, la cr√≠a sellada muere.

La mayor p√©rdida se da en familias fuertes. En familias individuales, solo el √ļtero y las larvas uterinas perecen. En pacientes con abejas, el recto se estira, desbordando con un l√≠quido transparente de color amarillo claro que, cuando se alimenta a las abejas, es venenoso. Al estudiar el l√≠quido bajo un microscopio, se detect√≥ polen de rododendro.

Los pacientes de las abejas y las larvas de las c√©lulas abiertas de la abeja son r√°pidamente expulsados ‚Äč‚Äčde la colmena. Las larvas en las c√©lulas selladas se vuelven amarillas, se oscurecen; Las abejas los liberan gradualmente y los descartan.

El diagnóstico Con la toxicosis néctar, la enfermedad se manifiesta rápidamente, los recolectores de abejas se ven afectados. Muestran signos de vida durante mucho tiempo. Muchos de ellos se están recuperando. No hay cambios patológicos notables en el intestino. Se excluyen otras enfermedades de las abejas.

De acuerdo con la estructura del polen, que está en néctar o miel, se determina la especie de la planta venenosa.

Prevención. En los sitios de reserva siembran heces, hierba de pepino, mostaza y otro hidromiel para que su floración coincida con el momento en que en esta área no hay sobornos.

Medidas de control Las abejas se alimentan con jarabe de az√ļcar al 30-50%. Ya en el segundo d√≠a despu√©s de la alimentaci√≥n, la enfermedad desaparece. Tambi√©n aplican abejas a la vegetaci√≥n no venenosa.

Con el fin de preservar parte de las abejas enfermas (en los casos en que se enferman en gran n√ļmero), que se recogen en el territorio del apiario, se extendi√≥ en una capa delgada en una colmena vac√≠a y poner en un lugar c√°lido. Las abejas recuperan r√°pidamente su fuerza a una temperatura de 20-25 ¬į.



1 –∑–≤–Ķ–∑–ī–į2 –∑–≤–Ķ–∑–ī—č3 –∑–≤–Ķ–∑–ī—č4 –∑–≤–Ķ–∑–ī—č5 –∑–≤–Ķ–∑–ī (1 votes, average: 5.00 out of 5)

Toxicosis de néctar de las abejas