El valor de las existencias de forraje en el nido de las abejas

El valor de las existencias de forraje en el nido de las abejas

Las abejas siempre recolectan n√©ctar, si hay plantas mel√≠feras en flor que liberan n√©ctar y si el clima no interfiere con sus vuelos (lluvia, viento fuerte, baja temperatura). Sin embargo, en la primavera, la llegada de n√©ctar (y polen) frescos no puede satisfacer plenamente la necesidad de cr√≠a de la familia, y las reservas restantes reponen la comida de la abeja perdida despu√©s del invierno. La falta de miel en las colmenas en la primavera conduce a una disminuci√≥n en el n√ļmero de larvas cultivadas y una reducci√≥n en la fuerza de las familias a la miel b√°sica.

Al preocuparse por la alimentación completa de las colonias de abejas, es necesario tener en cuenta dos circunstancias:

1. El n√ļmero de poblaciones de forraje cosechado es de particular importancia debido a la extrema inestabilidad del flujo de la miel de la primavera. En algunos a√Īos, las abejas pueden ser satisfechos reservas peque√Īas, tales como 6 kg. Sin embargo, en los a√Īos de las reservas de resorte requerida fr√≠as, desfavorable es 1,5-2 veces m√°s. Dado que es imposible prever lo que ser√° la primavera, lo que va a brotar las plantas de miel y en qu√© medida el tiempo lo permite reunir con ellos n√©ctar y polen, casi apicultor necesita para asegurarse de la familia basada en las condiciones clim√°ticas adversas y la recolecci√≥n de miel, s√≥lo entonces podemos asegurar que las abejas familias puede un buen esfuerzo para el cultivo principal miel.

2. Incluso antes de la invenci√≥n de la colmena marco, los apicultores hablaron y escribieron sobre la necesidad de construir en las colmenas no solo a muchas abejas, sino necesariamente a abejas “bien alimentadas”, pesadas y bien desarrolladas capaces de producir una gran cantidad de n√©ctar por una. En nuestro tiempo, este consejo ha adquirido una justificaci√≥n cient√≠fica: las abejas son influidas reflexivamente por la cantidad de miel sellada

en el nido, si no es suficiente, entonces las abejas lo gastan económicamente, creciendo las abejas con una capacidad reducida para trabajar.

Se llevaron a cabo dos experimentos en el Instituto de apicultura. En el primer experimento, las familias equipadas con diferentes cantidades de alimentos se colocaron para el cultivo de un panal con cr√≠a de abejas, que era completamente homog√©neo en t√©rminos gen√©ticos. Luego, al mismo tiempo, se determin√≥ el n√ļmero de leche disponible en las c√©lulas y el peso de las larvas alimentadas simult√°neamente en todas las familias (Tabla 15).

El valor de las existencias de forraje en el nido de las abejas

Si había 8-12 kg de miel en los nidos, las abejas suministraban a las larvas una cantidad mucho mayor de alimento y las larvas tenían una masa confiablemente mayor.

La segunda experiencia duró toda la temporada de primavera-verano. Al mismo tiempo, se formaron a principios de la primavera 3 grupos completamente iguales de 10 colonias de abejas. Las familias del grupo I dejaron 3-4 kg de miel del manantial, las familias del grupo II-6-8 y III-10-12 kg de miel, las cantidades prescritas de alimento se mantuvieron durante toda la primavera. Todas las familias tenían la misma cantidad de perga. Las abejas pudieron traer del campo una cantidad completamente idéntica de néctar y polen frescos.

La experiencia ha demostrado que la presencia de grandes reservas de alimentos reacciona de forma refleja a las abejas: aumentan la cr√≠a m√°s (en un 24%), alimentan mejor a sus larvas y cr√≠an abejas m√°s valiosas (Tabla 16). Al comienzo de la colecci√≥n principal de miel, las familias con grandes reservas de alimentos ten√≠an significativamente m√°s abejas. Durante el per√≠odo de la colecci√≥n principal de miel, las familias con poblaciones peque√Īas recolectaron un promedio de 26.9 kg de miel, y con grandes: 40.5 kg (para 1 kg de abejas, respectivamente, 8.7 y 10.5 kg).

El valor de las existencias de forraje en el nido de las abejas

La importancia del gran suministro de alimento para las colonias de abejas est√° demostrada de manera convincente por los datos recopilados por el Instituto de Apicultura en 188 granjas ap√≠colas de la direcci√≥n de polinizaci√≥n de miel de las regiones centrales. La comparaci√≥n de su suministro de alimento (la cantidad de alimento que queda del oto√Īo) y la productividad mostraron una relaci√≥n directa entre estos valores (Tabla 17).

El valor de las existencias de forraje en el nido de las abejas

En el apiario, donde las reservas de miel eran de 14-16 kg, las familias recolectaron 17-24 kg de miel; en otro grupo de colmenares ubicados en las mismas áreas con la misma base de miel, pero de familias provistas con 18-20 kg Р28-35 kg de miel (había 58 colmenas en el registro).

En colmenas en la primavera no debe haber menos de 10-12 kg de miel impresa en celdas y no menos de dos panales completos con perga. Para tener tales reservas en la primavera, es necesario preparar 25-30 kg de miel por familia, yendo al invierno, durante la cosecha del a√Īo anterior. No es necesario dejar todos los alimentos preparados para el invierno en las colmenas, una parte de lo que no se requiere en invierno, se pueden almacenar en el almac√©n y sustituir en las colmenas en la primavera.

Las abejas no consumirán el exceso de miel. En casos de clima favorable en la primavera y buena cosecha de miel, el exceso de miel permanecerá en la colmena; Se puede bombear antes del inicio de la colección principal de miel para reemplazar recién recolectada.

Con la falta de comida en las colmenas y la falta de panales de miel, se usa la alimentaci√≥n de las abejas con az√ļcar. Sin embargo, la alimentaci√≥n con az√ļcar no da resultados tales como el establecimiento de panales de miel.

En granjas de apicultura, los apicultores en la primavera tienden a vivir sin alimentar a las abejas. Las grandes reservas de forraje en los panales que quedaron del a√Īo pasado, garantizan el crecimiento exitoso de las familias y evitan que el apicultor se encargue del trabajo laborioso de preparar y distribuir jarabe de az√ļcar a las abejas. Adem√°s, debido al mal tiempo, este trabajo no siempre se puede hacer de manera oportuna.



1 –∑–≤–Ķ–∑–ī–į2 –∑–≤–Ķ–∑–ī—č3 –∑–≤–Ķ–∑–ī—č4 –∑–≤–Ķ–∑–ī—č5 –∑–≤–Ķ–∑–ī (1 votes, average: 5.00 out of 5)

El valor de las existencias de forraje en el nido de las abejas